¿EN QUE CONSISTE EL REIKI?

El reiki es un método de sanación natural.

 Consiste en canalizar a través de las manos Energía Universal o Espiritual para armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu, proporcionándonos salud y equilibrio.

Puede usarse para dolencias puntuales y también en general para crear un estado de bienestar y salud a todos los niveles, ya que gracias al reiki, despertamos nuestro “médico interno” el cual ayuda a restablecer, armonizar y equilibrar nuestra salud.

¿Quien lo puede practicar?

Es un método muy sencillo y eficaz. Cualquiera puede practicarlo, ya que es un “don” presente en todas las personas. Simplemente hace falta activarlo a través de una iniciación. Una vez iniciado por un Maestro/a en Reiki, podrás disponer de esa capacidad toda la vida.

Seguramente que todos alguna vez nos acordamos de nuestra infancia  cuando nos dolía la tripa u otra parte del cuerpo y nuestra madre o nuestro padre nos ponía la mano encima, ¡Que gusto nos daba! Bueno, pues salvando las distancias ahí se podrían ver los inicios de ese «don».

En el curso de primer nivel, se adquiere la capacidad para trabajar con seres vivos directamente, es decir, poniendo las manos directamente sobre uno mismo/a (autosanación), sobre otras personas, animales y plantas.  Los beneficios pueden ser múltiples y variados. No es un tratamiento médico ni debe utilizarse como tal pero si es un buen apoyo para mejorar o beneficiar a cualquier tratamiento.

Reiki está reconocido como Terapia Alternativa por la Organización Mundial de la Salud (OMS) siendo compatible con cualquier tratamiento médico ya que actúa como un complemento muy valioso para el restablecimiento de la salud.

Ahora parece que España declara la guerra al Reiki y a la Acupuntura. Bueno, dejemos que la gente se informe y decida por ella misma. Una cosa es que las personas hagan mal uso de las terapias alternativas y otro que sean perjudiciales y  dañinas. (sino que se lo pregunten a los millones de chinos).