Exposición Xabier Celestino Muñiz

Tinta negra y brass band

Normalmente no empiezo una cosa
y trabajo en ella hasta acabar.
No suele ser fácil saber si una pintura está terminada.
Siempre tengo varias obras en marcha.
Cuando entro en el taller veré qué continuaré hoy.

Lógicamente eso depende de dónde sople el viento,
de la presión atmosférica y la humedad relativa del aire
y otros condicionantes imprevisibles.
Había en el taller unas cajas de cartón
(me cuesta mucho deshacerme de las cosas importantes,
esas que no sirven para nada)
y sabía que en algún momento dibujaría algo
con carboncillo y gouache.

Ahora tenía en mis manos este disco
de la Broken Brothers Brass Band.

En cuanto entre al taller lo pondré a girar,
y cómo no, pintaré algún paisaje
que me traslade a la periferia de New Orleans.
Es un disco redondo.
Y negro.

Para el segundo tema los cartones ya estaban moviéndose
y los pinceles no podían dejar de bailar.
La tinta china saltaba del bote
mezclándose con gotas de lluvia,
y caían a ritmo empujadas por los riffs
que recorrían el aire
rebotando en las esquinas
y se arremolinaban donde menos te lo esperas.

Desde entonces sólo tengo que poner ese disco
O alguno de Aurora Nealand & The Royal Roses
Para que comience la función.
Aquí tenéis unas pruebas
de esos momentos irrepetibles….
Muchas gracias al músico que me dio las cajas
y a Maria y Ana por la oportunidad de presentároslas.